Así te afectaría la subida de las cotizaciones que propone el ministro Escrivá

El ministro de Seguridad Social plantea subir las cotizaciones para beneficiar el sistema de pensiones.

El Gobierno ha propuesto subir las cotizaciones a partir de 2023 con el objetivo de favorecer el sistema de pensiones. Así lo ha comunicado el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, quien ha planteado a los agentes sociales un cambio que permita recuperar el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, también conocido como “hucha de las pensiones”.

Este cambio en la Ley General de la Seguridad Social, afectaría al sistema de cotizaciones con un aumento de 0,5 puntos durante 10 años, repartido bien entre empresas y trabajadores, o bien afectando solo a una de las partes. Esto podría dar lugar a tres escenarios diferentes; por un lado, podría haber un reparto en el pago de impuestos para ambos, o por el contrario, podría suponer que los trabajadores ganaran menos en su nómina cada mes debido al aumento de impuestos, o que finalmente sean las empresas las que deban asumir íntegramente esta subida de impuestos.

Cabe recordar que la nómina que percibe un trabajador no es el mismo importe que ha pagado la empresa por él, ya que el salario bruto incluye cotizaciones para la Seguridad Social, que son destinadas a costear las pensiones y prestaciones por desempleo, entre otros.

El objetivo de esta reforma, sostiene Escrivá, es asegurar el poder adquisitivo de las pensiones y la solvencia absoluta de la Seguridad Social con la asunción de los gastos impropios por parte de la Administración General del Estado”.

¿Cómo se traduce en las nóminas este aumento en las cotizaciones? Para hacernos una idea, si finalmente se produjera esta subida, para un mileurista con contrato indefinido, por ejemplo, la subida de un 0,5 puntos podría suponer un aumento de entre 4 y 5 euros al mes, y para una persona que cobre el salario medio en España, un incremento de unos 10 euros.

No obstante, el ministro ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad asegurando que se tratan de medidas temporales, que pretenden garantizar un sistema de pensiones reforzado para la conocida como generación de baby boomers, nacidos aproximadamente entre 1946 y 1964, quienes pueden ver en peligro sus pensiones teniendo en cuenta que, a día de hoy, quedan únicamente 2.000 millones de euros de reserva, una cifra bastante alejada de la que presentaba hace justo una década con más de 67.000 millones.

A pesar de que todo parece indicar que finalmente se terminará dando el visto bueno a estas medidas, se espera que las conversaciones continúen y la propuesta sea negociada con los agentes sociales en los próximos días, por lo que aún falta conocer si finalmente se llega a un consenso con la patronal y sindicatos.

ARTICULOS RELACIONADOS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Configurar preferencias de las cookies