El derecho a paro por trabajar más de un año

La prestación contributiva por desempleo
 

La prestación contributiva por desempleo. Derecho a solicitar el paro por haber cotizado al menos 360 días en los últimos seis años.   

Explicamos todos los detalles de esta ayuda. Duración, importe a cobrar y requisitos para solicitarla.

 

¿Cuándo tengo derecho al paro?  La prestación contributiva

 
Se suele llamar paro a la prestación contributiva por desempleo. Esta prestación es una ayuda para aquellos desempleados que pierden su trabajo por cuenta ajena y que han trabajado al menos un año (360 días). De esta forma se aseguran, al menos temporalmente, unos ingresos al dejar de recibir el salario, mientras que se encuentra otro trabajo.

Al ser una ayuda contributiva, es decir, que se tiene derecho a ella por haber cotizado, se puede pedir independientemente de los ingresos o bienes que se tenga.  Cuando en los últimos seis años anteriores a la situación de desempleo no se han logrado acumular 360 días de cotización existen otras ayudas, como los subsidios por desempleo o las ayudas extraordinarias (RAI, PREAPARA o PAE).
 

Requisitos para solicitar la prestación contributiva

  1. Estar desempleado y estar en la situación legal de desempleo. Se está en esta situación cuando se pierde el trabajo por cuenta ajena por voluntad o por culpa de la empresa. Como se verá más adelante hay reglas especiales cuando se pierde un trabajo teniendo varios.
  2. Estar dado de alta como demandante de empleo en los Servicios Autonómicos de Empleo.
  3. Tener cotizados al menos 360 días. Se tienen en cuenta las cotizaciones de los últimos 6 años que no se hayan utilizado anteriormente.
  4. Suscribir el compromiso de actividad, al firmar la solicitud. Pedir el paro implica una serie de obligaciones que vienen indicadas en el propio modelo de solicitud que se tiene que rellenar.
  5. No haber cumplido la edad de jubilación. Aunque este requisito admite excepciones, se puede pedir el paro cuando, aunque se tenga la edad de jubilación, no se tiene derecho a la jubilación.

 

¿Cuándo estoy en la situación legal de desempleo?

Se está en esta situación cuando se deja de trabajar por culpa de la empresa, y solo se puede pedir el paro cuando se está en esta situación. Cuando se deja de trabajar voluntariamente y se presenta una baja voluntaria, no se puede pedir el paro.

Las situaciones más normales que dan acceso a esta situación son: ser despedido (da igual la forma), que se finalice el contrato temporal, que se reduzca o suspenda la jornada de trabajo en un ERTE, que el empresario se muera, jubile o sea declarado incapaz si se está contratado por un autónomo. Hay además otras situaciones especiales, como ser emigrante retornado.
 

¿Cómo cuento las cotizaciones para saber si puedo pedir el paro?

Cada día trabajado es un día cotizado. Luego existen reglas especiales para contar las cotizaciones dependiendo del número de días a la semana que se trabaje:

  • Si se trabaja 5 o más días a la semana: se cotizará por todos los días que dure el contrato, desde que empieza hasta que termina. Habrá que contar cuantos días han pasado entre esas dos fechas para saber cuántos días se ha cotizado. Se cuentan los días de descanso, los fines de semana, los festivos…
  • Si se trabaja menos de 5 días a la semana: habrá que contar el número de días que efectivamente se ha trabajado y multiplicar el resultado por 1,4. Al hacer este cálculo se suma a los días trabajados la cotización correspondiente al descanso correspondiente a la jornada que se trabaja.

Juan trabajó en una empresa desde el 23 de abril hasta el 15 de julio. Trabajaba de lunes a viernes, por lo que tendrá cotizado por ese trabajo 84 días, que son los que hay desde el 23 de abril hasta el 15 de julio.

José trabajó el mismo periodo pero solo trabajaba lunes y miércoles. Por lo que habrá que contar cuantos lunes y miércoles trabajo José. José trabajó 24 días, que multiplicado por 1,4, hace que José tenga cotizados 33,6 días.

A la hora de contar las cotizaciones, se sumarán aunque hayan sido en varios trabajos.

Atención: las vacaciones pagadas en el finiquito también se tienen que tener en cuenta

Si el trabajador deja de trabajar antes de haber disfrutado las vacaciones que le corresponden, la empresa deberá de pagárselas en el finiquito y cotizar por ellas. Por lo que, aunque el trabajador ya no sea trabajador de la empresa, esta seguirá cotizando por esos días de vacaciones. Y al estar cotizando se tendrán que tener en cuenta a la hora de sumar los días cotizados.

Gustavo es despedido el 30 de junio. Como ha trabajado desde el 1 de enero le correspondían 15 días de vacaciones, que la empresa le paga en el finiquito. A la hora de sumar las cotizaciones que tiene Gustavo tiene que contar con que la empresa va a cotizar por él desde el 1 de julio hasta el 15 de julio, 15 días más.
 

¿Cuánto dura el paro de la prestación contributiva?

La duración del paro depende del número exacto de días que se tenga cotizados según la siguiente tabla:

  • Si se tiene cotizado de 360 a 539 días: 120 días de paro
  • Si se tiene cotizado de 540 a 719 días: 180 días de paro
  • Si se tiene cotizado de 720 a 899 días: 240 días de paro
  • Si se tiene cotizado de 900 a 1079 días: 300 días de paro
  • Si se tiene cotizado de 1080 a 1259 días: 360 días de paro
  • Si se tiene cotizado de 1260 a 1439 días: 420 días de paro
  • Si se tiene cotizado de 1440 a 1619 días: 480 días de paro
  • Si se tiene cotizado de 1620 a 1799 días: 540 días de paro
  • Si se tiene cotizado de 1800 a 1979 días: 600 días de paro
  • Si se tiene cotizado de 1980 a 2159 días: 660 días de paro
  • Si se tiene más de 2160 días: 720 días de paro
  •  
    Como se ha visto el mínimo son 4 meses y el máximo 24.

    Al pedir el paro se consumen todas las cotizaciones, aunque hagan falta menos para conseguir el mismo número de días de paro. Si se tienen cotizados 400 días, se consumirán todos, aunque solo se consigan 120 días de paro, igual que si solo hubiese tenido cotizados 360 días.
     

    ¿Cuánto dinero voy a cobrar de paro?

    Para la cuantía del paro se tiene en cuenta los 180 últimos días cotizados antes de pedir el paro. Se verá por qué cuantía se ha cotizado en ese periodo y se hará la media diaria. Respecto de esa media diaria, trabajador recibirá:

    • Durante los primeros 6 meses el 70% de dicha cuantía
    • A partir del séptimo mes se reduce al 50%.

    A pesar de estos cálculos existen unos límites máximos y mínimos que se pueden recibir de paro:

  • Límite mínimo sin hijos a cargo: 501,98 euros
  • Límite mínimo con hijos a cargo: 671,40 euros
  • Límite máximo sin hijos a cargo: 1.098,09 euros
  • Límite máximo con un hijo a cargo: 1.254,96 euros
  • Límite máximo con dos o más hijos a cargo: 1.411,83 euros.
  •  
    Estos límites son para los trabajadores a jornada completa, y no se podrá recibir menos del tope mínimo, ni más del tope máximo, aunque el resultado con las cotizaciones de los últimos 180 días sea inferior o superior. En el caso de haber trabajado a jornada parcial estos límites se reducen en proporción al porcentaje de jornada que se realizaba.

    Hacer simulaciones para saber cuánto voy a cobrar

    El SEPE tiene un programa de autocálculo https://sede.sepe.gob.es/dgsimulador/introSimulador.do con el que el desempleado, introduciendo sus datos y los datos de sus últimos trabajos, puede hacer un simulacro de la prestación que podrá recibir.

    El paro se cobra por meses naturales, como si todos los meses fuesen de 30 días, recibiendo el ingreso a mes vencido, el día 10 del mes siguiente. Es decir, la mensualidad de septiembre se recibirá el 10 de octubre.
     

    ¿Cotizo cobrando el paro? ¿Tengo que pagar IRPF?

    El paro cotiza a la Seguridad, pero no por todos los conceptos. Cotiza por jubilación, asistencia sanitaria… pero no cotiza por desempleo. Es decir, no se pueden contar las cotizaciones hechas mientras que se recibe una prestación por desempleo para pedir en un futuro otra prestación por desempleo.

    Y el paro también tributa al IRPF, como un rendimiento del trabajo, por lo que del paro que se recibe se descontarán las cotizaciones (4,7%) y al porcentaje correspondiente del IRPF.
     

    ¿Puedo interrumpir el paro cuando quiera?

    No, una vez que se pide el paro, este no se puede parar cuando se quiera. Los motivos más habituales por lo que se puede interrumpir el paro son:

    • empezar a trabajar a tiempo completo.
    • se puede elegir suspender cuando se empieza a trabajar a tiempo parcial.
    • cuando se sale al extranjero durante más de 15 días al año.

    Hay que tener mucho cuidado con el paro y sus interrupciones. Siempre que se esté en una causa que pueda afectar al paro es necesario avisar en la oficina de empleo, y luego existen unas reglas muy precisas de cuando se puede reanudar ese paro suspendido.
     

    ¿Qué pasa si encuentro un trabajo cobrando el paro?

    Dependerá del tipo de trabajo.

    Si el trabajo es por cuenta ajena, dependerá de la jornada que se realice:

    • si es a jornada completa el trabajador tendrá que suspender la prestación que recibe mientras que trabaja. Al dejar de trabajar podrá reanudar la prestación suspendida. Si se ha vuelto a trabajar 360 días seguidos se habrá generado una nueva prestación por desempleo, por lo que el desempleado tendrá que elegir entre en paro que tiene suspendido y el nuevo, perdiendo la opción que no elija. Existen reglas especiales en el caso de los trabajadores fijos discontinuos.
    • Si es a jornada parcial: podrá elegir suspender igual que si trabajase a jornada completa; o podrá compatibilizar el paro con el trabajo a tiempo parcial, pero la cuantía de paro que se recibirá se reducirá en proporción a la jornada que se realice. Si se cobraba 800 euros de paro y se trabaja a media jornada se recibirán 400, aunque se seguirá consumiendo el paro como si se recibirse completo.

    Si el trabajo es por cuenta propia, como autónomo se podrá:

    • Capitalizar el paro: es decir pedir el pago acumulado de la ayuda para las inversiones necesarias para empezar el negocio y/o para pagar las cuotas de la Seguridad Social.
    • Suspender el paro. Se podrá suspender, y reanudar si se deja de ser autónomo antes de que pasen 60 meses. Los primeros 24 meses no hay que justificar el motivo por el que se deja el negocio, a partir del mes 25 tendrá que ser por motivos objetivos.
    • Compatibilizar el paro con los primeros 270 días de autónomo: pasado este plazo, se suspenderá el paro, como en la opción anterior.

    En cualquier caso, si se empieza a trabajar, se deberá de avisar al servicio de empleo.

    Tengo varios trabajos y solo he perdido uno, ¿puedo pedir el paro?

    Si se tiene varios trabajos por cuenta ajena, y se pierde uno de ellos, se podrá pedir el paro aun manteniendo el resto de trabajos, siempre que entre el o los trabajos que se mantengan no se llegue a trabajar la jornada completa.

    Al pedir el paro se tendrán en cuenta todas las cotizaciones, de todos los trabajos, hasta el momento de haber perdido el trabajo. La cuantía de paro que se va a recibir se reducirá en proporción a la jornada que se realice en los otros trabajos. Si por las cotizaciones que se tiene se debería recibir un paro de 1.000 euros, pero se mantiene un trabajo de 10 horas a la semana, el 25% de la jornada, por lo que se recibirá el 75% de la cuantía, 750 euros.

    Si se mantiene un trabajo a jornada completa o por cuenta propia, no se podrá pedir el paro.
     

    El plazo y procedimiento para pedir el paro

    El plazo para pedir el paro es de 15 días hábiles (no cuentan sábados, domingos ni festivos). Este plazo empieza en uno de estos dos momentos:

    • Si no hay vacaciones pendientes: desde el último día de trabajo, empezando a contar el día siguiente.
    • Si hay vacaciones pendientes: hay que dejar pasar esos días, y se empieza a contar a partir del día siguiente a cuando se acaban esas vacaciones.

    Aurora deja de trabajar el día 31 de julio, y no tiene vacaciones pendientes, el día 1 de agosto es el primer día del plazo.  Claudia deja de trabajar el día 31 de julio, pero la empresa le paga 15 días de vacaciones. El día 16 de agosto es el primer día del plazo.

    Dentro de ese plazo se tendrá que pedir la cita previa para pedir el paro, si se va a pedir presencialmente en la oficina.

    Si se pide la cita fuera de plazo, se podrá seguir pidiendo el paro, pero se descontará de la ayuda el número de días que hayan pasado desde que empezó el plazo hasta el día que se pida efectivamente la ayuda.

    Pasos a seguir

    La ayuda se puede pedir de dos formas:

    • Presencialmente: en ese caso el primer paso será pedir la cita previa o bien en el teléfono 901 01 02 10 o bien en la página del SEPE.
    • A través de internet en la página del SEPE, para lo que no será necesario cita previa pero sí certificado digital, DNI electrónico o usuario y contraseña del SEPE.

    Antes de acudir a la cita con el SEPE o de pedir la ayuda por internet el desempleado se tiene que inscribir como demandante de empleo ante el Servicio Autonómico de Empleo. Cada Comunidad Autónoma tiene su forma de gestionar la inscripción, siendo necesario cita previa solo en algunas.

    Para pedir la ayuda serán necesarios los siguientes documentos:

  • El modelo de solicitud: se podrá descargar o conseguir en la oficina de empleo
  • La demanda de empleo
  • El DNI/NIE de quien vaya a pedir la ayuda.
  • El certificado de empresa. Actualmente la mayoría de las empresas tienen que enviarlo por internet al SEPE. Si es entregado en mano deberá de estar firmado y sellado por la empresa.
  • Si se tienen hijos a cargo, el Libro de Familia y DNI de los hijos. En el caso de familias extranjeras, el documento equivalente al Libro de Familia.
  • Se podrá pedir por el SEPE la carta de despido, y en ocasiones se solicita la demostración de haber impugnado el despido.
  •  
    Si se ha trabajado a tiempo parcial en los últimos 180 días, se podrán pedir los contratos de trabajo o documentos para demostrar la jornada que se realizaba.

     


    Toda la información publicada en Toplaboral tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre con las disposiciones publicadas en los Boletines Oficiales (legislación española), los Servicios Públicos de Empleo o con su asesor legal.

     

    Deja un comentario