Inicio Laboral España, entre los países con mayor nivel de estrés de la UE

España, entre los países con mayor nivel de estrés de la UE

0
España se encuentra entre los países con más estrés de la UE

La pandemia y la situación financiera provoca que seamos el quinto país de la Unión Europea con mayor nivel de estrés.


Los sueldos bajos, el aumento en el precio de los suministros como la luz y el gas de forma generalizada, y la difícil conciliación de algunos puestos de empleo con la vida personal, han provocado un cúmulo de inestabilidades que influyen directamente en el nivel estrés de los trabajadores.

Y es que España ocupa el quinto lugar como país «más estresado» de la Unión Europea, sólo por detrás de Grecia, Portugal, Letonia y Serbia, en el primer puesto, con uno de los sueldos medios más bajos de todo el continente.

Muchas son las causas que provocan un estrés generalizado de la sociedad, como suelen ser situaciones económicas inestables que se entremezclan con la vida personal y profesional.

En nuestro país, generalmente las mayores preocupaciones están relacionadas con el tipo de trabajo y la situación financiera de los trabajadores. Y es que además de la pandemia y sus daños colaterales, el aumento de la inflación ha sido uno de los detonantes que ha provocado que el nivel adquisitivo de los españoles se iguale prácticamente al que teníamos hace 20 años. Y todo ello sumado a que España es oficialmente uno de los países con la peor calidad de empleo de la UE, como informábamos hace unos días. Una serie de catastróficas desdichas que justifica el titular de este artículo.

Islandia, en la otra cara de la moneda, se posiciona como el país con los niveles de estrés más bajos de Europa, según los datos recogidos por El Economista, un país que cuenta con una baja tasa de pobreza, un sueldo medio en torno a los 70.000 euros al año, y donde además influye positivamente el tiempo de los desplazamientos al trabajo (una media de 15 minutos aproximadamente).

El estrés y la pandemia van de la mano

A pesar de la situación económica de los países con mayor nivel de pobreza y elevadas tasas de desempleo que ya tenían cifras negativas antes de la crisis sanitaria, la propia pandemia, las restricciones y estos 2 años de incertidumbre, han provocado que se complique aún más la situación y la salud mental de muchas personas se resienta.

El cierre de un gran número de empresas, los despidos y la saturación de la administración que ocasiona el retraso en la concesión ayudas, provocan que las depresiones se disparen y que los niveles de ansiedad también aumenten en la población. Un problema difícil de combatir por la falta de seguimiento y cifras que ayuden a comprender la llamada «pandemia silenciosa».

Te puede interesar…

El «burnout»: la próxima pandemia entre los trabajadores

Los españoles vuelven a tener el mismo poder adquisitivo que hace casi 20 años

España sufre la mayor subida de precio de la gasolina en toda Europa

Salir de la versión móvil