Inicio Consumidores La OCU lo tiene claro: el bitcoin no es un buen negocio

La OCU lo tiene claro: el bitcoin no es un buen negocio

0
Ante las fluctuaciones continuas en el mundo de las criptomonedas, la OCU no considera el bitcoin un negocio seguro

La organización ve como una montaña rusa el comportamiento de este tipo de criptomonedas, que en ocasiones generan muchas más pérdidas que beneficios.


El siglo XXI ha traído la revolución en forma de tecnología y nuevas fórmulas de dinero e inversión. Ante el boom de las criptomonedas en los últimos años, la Organización de Consumidores y Usuarios aconseja prudencia a la hora de tomar decisiones.

Como todos sabemos, el bitcoin es una de las monedas virtuales más utilizadas del momento, pero la OCU valora que algunos de los máximos históricos sucedidos durante los últimos años en muchas ocasiones han terminado en desplomes absolutos.

Según la OCU, el bitcoin es una burbuja que podría desinflarse en cualquier momento dejando a muchos inversores en la estacada y sin ahorros, más teniendo en cuenta que no todas las plataformas llevan las mismas comisiones asociadas y esto puede suponer un gasto aún mayor para quienes compran y venden criptomonedas.

La prueba de que se trata de un mercado imprevisible que puede acarrear más de una sorpresa es que, a principios de 2021, subió a niveles históricos para luego producir pérdidas de hasta el 80% de su valor, algo similar a lo sucedido el pasado mes de noviembre cuando el bitcoin llegó a alcanzar un valor de 58.275 para caer en picado casi un 40%.

La recomendación para aquellos que quieren iniciarse de forma seria y segura en este mundo, es alejarse del ruido y no fiarse de los que se autodenominan «expertos». Es mejor ponerse en manos de verdaderos especialistas, como pueden ser los mismos profesionales de la OCU.

No recuerda su contraseña y podría perder casi 200 millones de euros

La noticia saltaba esta misma semana, cuando se hacía público que un alemán afincado en EE.UU, estaba a punto de perder una fortuna por culpa de un despiste.

Y es que hace más de 10 años, a Stephan Tomas, programador profesional, le pagaron 7.000 bitcoins por un encargo, y lo que en su momento valía nada o casi nada, hoy en día alcanza los 28.000 euros por unidad bitcoin. El calvario comenzó porque no utilizó una vía tradicional para almacenar su cartera digital con los bitcoins, sino que usó un disco de seguridad encriptado, que permite hasta 10 intentos para luego bloquearse de forma irreversible. Y ya van 8 intentos de 10. Le quedan 2 oportunidades para enfrentarse a la mejor noticia de su vida o a uno de los mayores desastres de la historia del mercado digital.

Esta es una de esas historias inverosímiles que ocurren raras veces, pero que pasan. Así que, si eres un inversor de criptomonedas, recuerda que es importante guardar muy bien tus accesos, pero siempre asegurándote de que tienes más de una opción para recuperarlos. ¡No hagas como Stephan!

Te puede interesar…

La tarjeta Revolut

Descubren 80.000 tarjetas bancarias de España a la venta en la Dark Web

Salir de la versión móvil