Las indemnizaciones por despido

Las indemnizaciones por despido
 

Hay varios tipos de despido, algunos con indemnización y otros sin ella. Pero además,  si el despido va contra la ley, el trabajador siempre tiene opción de ser indemnizado o cobrar una indemnización mayor.  Analizamos las distintas situaciones.

 

Las indemnizaciones por despido

 
Actualmente las empresas pueden hacer dos tipos de despidos únicamente:

  • Despido disciplinario: cuando la empresa imputa al trabajador una serie de faltas que conllevan como sanción el despido. En este caso el trabajador no recibe ninguna indemnización al ser despedido.
  • Despido objetivo: es cuando la empresa tiene que despedir por tener pérdidas económicas, problemas organizativos, motivos técnicos o por causas productivas. Con este tipo de despido se tiene derecho a una indemnización al dejar de trabajar.

La indemnización del despido objetivo

Al ser despedido de forma objetiva, la empresa tiene que pagar al trabajador una indemnización de 20 días por año trabajo, con un máximo de 12 mensualidades (la indemnización no podrá ser superior al salario anual del trabajador).

Esta indemnización tiene que ser pagada al trabajador en el momento de entregar la carta de despido. En el caso de dar la carta de despido con el preaviso previsto de 15 días, si la empresa no puede pagar en ese momento la indemnización, lo tendrá que indicar en la carta y demostrar la falta de liquidez, pero tendrá que pagar la indemnización en el momento que el trabajador deja de prestar servicios. Esta indemnización, está exenta de IRPF.
 

El fin del contrato de contrato temporal y su indemnización

 
Cuando un contrato temporal finaliza nos encontramos ante una doble situación: lo que dice el Estatuto de los Trabajadores y lo que dice la jurisprudencia europea que interpreta la ley española. Estas indemnizaciones, al no ser un despido, sino que es un fin de contrato, sí que tributan al IRPF.
 

La indemnización por fin de contrato temporal según el Estatuto de los Trabajadores

 
El Estatuto de los Trabajadores establece que se tiene derecho a una indemnización por fin de contrato cuando finalizan los contratos de obra y servicio y los contratos eventuales. Esta indemnización depende de cuando se firmó el contrato:

  • Para los contratos firmados antes del 31/12/2011: 8 días por año
  • Para los contratos firmados en el año 2012: 9 días por año
  • Para los contratos firmados en el año 2013: 10 días por año
  • Para los contratos firmados en el año 2014: 11 días por año
  • Para los contratos firmados a partir del 01/01/2015: 12 días por año.

Hay que tener en cuenta que los contratos temporales que superen el tiempo máximo de duración pasan a ser indefinidos y no pueden ser finalizados por un fin de contrato, si no por alguno de los dos tipos de despidos indicados anteriormente. Según el Estatuto de los Trabajadores, los contratos de interinidad no tienen derecho a una indemnización.
 

La indemnización por fin de contrato según la jurisprudencia europea

 
La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 14 de septiembre de 2016 indicó que era se tiene que pagar la misma indemnización cuando se finaliza un contrato temporal que cuando se finaliza un contrato indefinido. Igualmente se reconoce que este derecho también lo tienen los trabajadores con un contrato de interinidad.

La consecuencia es que por finalizar un contrato temporal se debe de pagar entonces una indemnización de 20 días por año, igual que en los despidos objetivos.

Este reconocimiento por parte de la justicia europea no cambia directamente el contenido del Estatuto de los Trabajadores, y por este motivo no todas las empresas pagan esta indemnización de 20 días por año. Para conseguirla habría que demandar judicialmente en el plazo de 20 días por año. No está asegurado que los Juzgados y Tribunales reconozcan esta indemnización, pero algunos empiezan a aplicar esta sentencia europea y a reconocer esta indemnización.
 

Las indemnizaciones en los casos de despidos improcedentes

 
Todo despido o fin de contrato es procedente, salvo que se declare lo contrario por un Juez o la empresa lo reconozca en un procedimiento judicial. Actualmente está prohibido que la empresa reconozca la improcedencia del despido en la propia carta de despido.

Por lo que necesariamente el trabajador tiene que demandar para que el despido pueda ser declarado improcedente. El plazo para demandar es de 20 días hábiles y el primer paso es presentar una papeleta de conciliación.

Si un despido es declarado improcedente la empresa elige entre:

  • Readmitir al trabajador: teniendo que pagarle los salarios desde el despido hasta la readmisión. En el caso de haber cobrado el paro o trabajado en ese tiempo, se descontarán las cantidades recibidas. Si se recibió una indemnización al dejar de trabajar, el trabajador tendrá que devolverla.
  • Pagarle la indemnización por despido improcedente Esta indemnización depende de cuando se empezó a trabajar:
    • 45 días por año para el periodo trabajado hasta el 12/02/2012
    • 33 días por año a partir del 12/02/2012

    Solo se tiene derecho a indemnización a razón de 45 días si se estaba trabajando con anterioridad al 12/02/2012. Hay que tener en cuenta que si ya se ha recibido una indemnización, ya sea de 12 o 20 días por año, la empresa tendrá que pagar la diferencia.

    NOTA: esta elección es del trabajador solo en el caso de ser representante de los trabajadores.
     

    ¿Cómo calculo las indemnizaciones?

     
    Para calcular la cuantía de las indemnizaciones la forma más fácil es utilizar el programa de autocálculo que facilita el Poder Judicial. http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Servicios/Utilidades/Calculo-de-indemnizaciones-por-extincion-de-contrato-de-trabajo/

    Se debe de indicar la fecha en la que se empezó a trabajar en la empresa, desde el primer día, en el caso de que haya habido subrogaciones o sucesivos contratos, se tiene que tener en cuenta desde el inicio de la prestación de servicios. También se tiene que indicar posteriormente la fecha en la que se deja de trabajar, y el salario. El salario se tiene que indicar en bruto, y con las pagas extra prorrateadas. Finalmente, al darle a “Consultar” vendrán los cálculos de las distintas indemnizaciones.
     

    Otras indemnizaciones por dejar de trabajar

     
    No solo cuando se es despedido o cuando se acaba un contrato temporal se tiene derecho a una indemnización. También se tiene en los siguientes casos:

    • Extinción de la relación laboral por una modificación sustancial de las condiciones de trabajo: en caso de este tipo de modificación, el trabajador puede decidir romper la relación laboral y si la modificación le causaba un perjuicio tendrá derecho a una indemnización de 20 días por año con un máximo de 9 mensualidades.
    • Extinción de la relación por una movilidad geográfica: en este caso también tiene el trabajador la opción de romper el contrato y tener una indemnización de 20 días por año, con un máximo de 12 mensualidades.
    • Extinción de la relación laboral por impagos/retrasos en los pagos o incumplimientos graves del empresario: el trabajador puede pedir judicialmente que se rompa el contrato y se le reconozca la misma indemnización que en el caso del despido improcedente.
    • Extinción de la relación laboral por muerte, jubilación o incapacidad del empresario: el trabajador tiene derecho a una indemnización de 1 mes de salario.
    • Despido por causa de fuerza mayor: es un tipo de despido objetivo y se tiene derecho a una indemnización de 20 días por año, con un máximo de 12 mensualidades.
    • Por muerte del trabajador: existe una indemnización de 15 días por año. Esta indemnización está establecida en un Decreto del 02/03/1944, por lo que puede no ser aplicado directamente y será necesario que los Juzgados y Tribunales indiquen si se tiene derecho. De esta forma lo ha hecho el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en su sentencia de 10/05/2005.

     


    Toda la información publicada en Toplaboral tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre con las disposiciones publicadas en los Boletines Oficiales (legislación española), los Servicios Públicos de Empleo o con su asesor legal.

     

Deja un comentario