5 preguntas ilegales en una entrevista de trabajo. Qué son y cómo actuar

En una entrevista de trabajo podemos encontrarnos situaciones complicadas en la que se nos planteen preguntas ilegales que no estamos obligados a contestar.

Casi todas las personas que optan a un puesto de empleo, deben pasar por un proceso de selección y por entrevistas de trabajo que condicionarán su posible incorporación al nuevo puesto de empleo.

Todos sabemos que es conveniente estar preparado para una entrevista de trabajo, y que es recomendable informarse de algunas recomendaciones para dar buena impresión y que te contamos en este enlace.

¿Y qué es una pregunta ilegal? Pues es la que se plantea cuando el entrevistador vulnera los derechos a la igualdad y la privacidad del individuo. En España, el artículo 14 de la Constitución Española, recoge la ilegalidad que se producen en este ámbito:

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición personal o social

¿Qué preguntas se consideran ilegales?

Sea cual sea el sector para el que se desarrolle la entrevista de trabajo, un entrevistador no debería preguntarte nada relacionado con ciertas cuestiones y tú como candidato, no estás obligado a contestarlas.

  • Edad: Normalmente es una información que damos en el currículum vitae, pero dependiendo del contexto, realizar preguntas entorno a la edad puede llegar a ser ilegal.
  • Situación familiar y estado civil: en muchas ocasiones, algunas personas también deciden incluir estos datos en su currículum, aunque no es recomendable y, además, es una cuestión que no debería plantearse en una entrevista de trabajo. Por otro lado, preguntas sobre planificación familiar, como la intención de ser madre o padre, educación de los hijos, etc., también son consideradas como ilegales.
  • Salud y discapacidad:  en líneas generales, hacer preguntas sobre la salud del entrevistado es ilegal. No obstante, en algunas ocasiones los entrevistadores pueden querer saber si el entrevistado sufre determinadas patologías, o realizar preguntas específicas sobre dolencias debido al tipo de trabajo a desarrollar (carga de material, sostener pesos, etc.). En este caso es importante saber identificar el contexto.
  • Nacionalidad o raza: puede conllevar un delito de discriminación hacer preguntas sobre el lugar de nacimiento o sobre las connotaciones raciales de una persona. Estamos en nuestro derecho de no contestar, y de querer hacerlo, es recomendable saber distinguir el fin del entrevistador al realizar este tipo de preguntas.
  • Religión, política u orientación sexual: tanto preguntar como rechazar a una persona por alguna de estas cuestiones es delito. Son cuestiones que no recomendamos contestar, ya que no influyen en el desarrollo de la labor en un puesto de trabajo.

Identificando preguntas ilegales

Aquí te dejamos un listado de algunas preguntas consideradas como ilegales que podrían plantearte:

¿Está casada o tiene pareja?

¿Vives sólo?

¿Tiene previsto quedarse embarazada?

¿Cuál es su lengua materna?

¿Se adaptará a trabajar sólo con hombres?

¿Es creyente?

¿Cuáles son sus simpatías políticas?

¿Fumas o bebes alcohol?

Es delito, vale, pero ¿qué hacemos ante una pregunta ilegal? 

Tienes diferentes opciones para salir del paso del momento o aclarar la situación:

  • Si así lo consideras, puedes responder. Hay personas que, dependiendo de la pregunta, prefieren responder ya que consideran que la información que están dando no les genera inconveniente.
  • Responde con evasivas o de forma poco concreta. Educadamente, puedes optar por desviar el tema hacia donde te convenga. Lo normal es que ante esta situación el entrevistador se de cuenta y prosiga con la entrevista.
  • Contesta firmemente que, aunque estás interesado en el puesto de trabajo, no crees conveniente contestar a ese tipo de cuestiones ya que no consideras que sean más relevantes que tus capacidades y experiencia.
  • Presenta una denuncia ante la Inspección de Trabajo. Si se demuestra el delito, la consecuencia suele ser una sanción administrativa y en el mejor de los casos, el entrevistado puede tener derecho a una indemnización por daños y perjuicios.

Lo que está claro es que lo que se debe valorarse en una entrevista es si la persona posee las cualidades, habilidades y los conocimientos necesarios para optar al puesto de trabajo. Entendemos que ser tolerante con el tipo de cuestiones también es una opción, pero es recomendable ser conscientes del límite y estar preparados para saber manejar la situación en el caso de que se den este tipo de situaciones.

ARTICULOS RELACIONADOS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Configurar preferencias de las cookies